Rubicera-Mortero de Astrana

logo esocan 2015-2

 

INFO ESPELEO

En esta sección iremos colgando vuestra información relativa al estado de la travesia y para ello es necesaria vuestra colaboración:

Los redactores de la web no se hacen responsables de la fiabilidad, validez y actualidad de la informacón enviada por terceros.

Cueva de las Canales de la Rubicera-Mortero de Astrana

AVISO DE SEGURIDAD:

13/07/2016 Juan Casero de la SEII nos pasa el siguiente aviso:

Hace un mes estuvimos en la Rubicera y este sábado hemos vuelto, 
comprobando con horror que un bloque de unos 200kg por debajo del
que hay que pasar, esta movido.

Es el primero que hay, entrando a la derecha y descendiendo el primer
escarpe de un metro.

No se cuanta gente habrá pasado en este tiempo, pero me parece
que habría que arreglarlo porque esta peligroso. Si se cae,
o pilla a alguien o cierra el paso.

Saludos

Juan

Se ha producido un gran desprendimiento en la boca del Mortero de Astrana (Sistema Mortillano) en las rampas de acceso con gran cantidad de bloques inestables. Mas info

Coordenadas boca Rubicera

(dato de ESOCAN)

452.399 /4785.299 / 736 m
Datum ED 50 Potsdam 30 T
Coordenadas boca Mortero de Astrana

(dato de ESOCAN)

453.837 / 4.784.441 / 737 m
Datum ED 50 Potsdam 30 T
Topografía

(Tomada de Carlos Puch)

Perfil rubicera / Perfil Mortero

 

HORARIOS Y DESNIVELES
Del coche a la boca de entrada 1,5 horas 150 metros
De la boca de salida al coche 10 minutos 10 metros
Travesía: 6 horas aproximadamente 170 metros de desnivel y 2500 m. recorrido
COMENTARIOS
Fecha: 13/07/2016
Autor: Juan Casero
Comentario
Hace un mes estuvimos en la Rubicera y este sábado hemos vuelto, 
comprobando con horror que un bloque de unos 200kg por debajo del
que hay que pasar, esta movido.

Es el primero que hay, entrando a la derecha y descendiendo el primer
escarpe de un metro.

No se cuanta gente habrá pasado en este tiempo, pero me parece
que habría que arreglarlo porque esta peligroso. Si se cae,
o pilla a alguien o cierra el paso.

Saludos

Juan
Rubicera-Mortero de Astrana (planta y alzado)
Fecha: 09/05/2013
Autor: Jordi Carretero
Comentario
Hace 15 días efectue la travesia Rubicera Mortero la cuerda del pozo de 31 m. esta en las ultimas, la cabecera en el mallón esta tocada, rigida como una piedra y quemada, el problema es si se tiene que ascender. Al bajar puedes instalar la tuya.
saludos
Fecha: 16/12/09
Autor: Mario Gisbert
Comentario:

Rubicera-Mortero:

En el primer embudo de descenso a la Rubicera hay dos placas (sin maillón) para asegurar la bajada. En el segundo embudo hay una placa con una cuerda de 11 mm fija y en buen estado. Las cuerdas de la travesía están todas en estado aceptable, salvo un corto tramo de las badinas de remonte del Mortero. El nivel de los dos ríos subterráneos era bajo. El acceso al Mortero estaba desinstalado. Montamos la dos vías (aérea y rampa) con anterioridad a la travesía. Hicimos la travesía 8 personas y tardamos 8 horas. También el estado de limpieza era bastante bueno.

Fecha
Autor: Antonio G. Corbalán
Comentario
El amplio hall de entrada de la boca Sur de la Rubicera está tapizado de hierba y desde este fantástico balcón puede contemplarse, con un poco de suerte, el vuelo de buitres a nivel o incluso por debajo. La cascada del Asón siempre es visible en la otra ladera del valle. A veces, cuando hay mucho caudal, el agua pulverizada ofrece un arco iris brillante; sin embargo esto seria una indicación de que los ríos están demasiado crecidos para efectuar la travesía. A nuestra espalda remontaremos por unas profundas huellas una empinada colada de barro y luego una pedrera. Las galerías de entrada, que era la única parte conocida de la cavidad hasta hace pocos años, son formidables y no pueden ser iluminadas adecuadamente a menos que llevemos un potente foco lo que seria un placer. En esa galería tomaremos una marcada senda hacia el este que nos conducirá en unos 10 minutos hasta un amplio grupo de peculiares, solitarias y hermosas formaciones blancas. Pocos metros más allá una amplia tolva rellena de bloques y piedras y a la que llega un aporte de agua pon la izquierda nos cerrará el paso. Desde el borde de la tolva iremos a buscar en el fondo el comienzo del paso entre bloques que nos hará descender unos 20 m (el paso no tiene problemas salvo para las sacas, en la zona intermedia de la gatera, que deben pasar, preferiblemente, delante del espeleólogo).


Tras pasar esta dificultad entraremos en una sala que abandonaremos enseguida girando a la izquierda por una galería que avanza en sentido opuesto al que traíamos. El aspecto de la cavidad cambia. Varios conductos medianos, liosos, en los que existen algunos hitos, nos dejarán en una zona de amplias galerías fósiles en las que nos deberemos guiar por los hitos que continúan y las huellas que forman una marcada senda. Pasaremos una sala con grandes bloques untados de un barro muy deslizante y en la que observaremos un conducto descendente con
una cuerda, que no deberemos seguir, continuando en la dirección que traíamos. Al cabo de un rato llegaremos a una sala de techo alto en la que confluyen varias grandes galerías. Desde aquí podemos visitar, volviendo hacia el Oeste y pasando por una enorme estalagmita, llamada la Teta, un meandro que se dirige hacia el Norte en el que se observan grupos de excéntricas negras. También es posible proveerse de agua. Las dimensiones de las galerías se hacen grandiosas y nos invitan a visitar la zona hurgando por doquier.


Yendo hacia el Este, siguiendo de nuevo los hitos, recorreremos una galería cómoda con varios desfondamientos en uno de los cuales hay un corto pasamanos. Entraremos en una sala en la que hay una gran pedrera y dos amplias ventanas al frente. Tomaremos la de la izquierda y descenderemos siguiendo una ruta evidente. Tras pasar una galería baja, desembocaremos en otra más amplia, que deberemos seguir hacia la derecha penetrando en una gatera en forma de tubo sinuoso, que nos depositará en la cabecera de un pozo de 31m. Una vez bajado este pozo encontraremos grupos de formaciones con mucho encanto y continuaremos por un estrecho trecho
y rectilíneo conducto, con paredes extremadamente planas en ocasiones, que finalmente se subdivide en varias rutas a conducentes al río. De todas ellas la mejor es la que, tomando galerías de grandes dimensiones, está indicada mediante señales. Destrepando con cuidado aterrizaremos en el nivel del río de la Rubicera y pocos metros más allá se encontrará el agua que es, en general poco profunda, máximo por los muslos. El cañón por el que discurriremos es amplio, armonioso y muy a menudo tiene sección de 1 invertida. Su recorrido deja una agradable huella en el espeleólogo. Al cabo de un rato nos situaremos en la parte superior del meandro por encima del río y tras saltar el desfondamiento en dos o tres ocasiones, nos alejaremos del curso del agua por una galería triangular y rectilínea, la llamada Vía Real acompañados por una fuerte corriente de aire. Siguiendo esta curiosa galería y tras pasar varios pequeños resaltes volveremos al ríe que aparece por la derecha formando una pequeña cascada. De aquí al pozo de 90 seguiremos un corto trecho el río, abandonándole por una gatera que nos llevará a un balcón sobre el pozo. Este pozo tiene un aspecto imponente por su anchura y su profundidad El pasamanos que comienza a nuestra izquierda conlleva el uso de descensor, Croll 1 puño y nos conduce de forma
segura a la orilla opuesta del pozo, formada por una amplia terraza arenosa en donde es posible hace una agradable parada contemplando las acciones de los compañeros en el pasamanos.


Sin pérdida, un conducto de pequeña: dimensiones, con alguna gatera abarrota de formaciones, nos llevará a una sala de techo alto en donde tomaremos la cuerda que se ve a la derecha para remontar hasta una galería meandriforme colgada. El recorrido de esta galería está salpicado de pequeño: resaltes además de dos gateras y obliga a pasar tres pozos: uno ascendente y dos descendentes. Justo después de remontar el primer pozo hay que tomar a la izquierda por un portal agaterado no muy evidente. Fina mente, tras rapelar el último pozo y bajar ni pequeño resalte con un cordino, llegaremos al río del Mortero a pocos metros de la zona embalsada. Este lago se deberá atravesar bien a nado, con neopreno completo, bien con un bote que es posible reenviar mediante un cordino de unos 50 m. Aguas arriba el tramo de las marmitas es magnífico y los pasamanos instalados permiten remontarlo con seguridad sí bien, en algunos puntos, es difícil escucharse unos a otros debido al torrente. De aquí a la salida del Mortero pasaremos, río arriba, por la desembocadura del afluente del Cuivo, que dejaremos a la derecha, para alcanzar la Sala de la Cascada y poco más allá, ya fuera del río, tomar a la izquierda la galería de salida. Ésta nos llevará a una rampa instalada, que es posible sortear por una escalada entre bloques, y tras otro par de rampas y un corto resalte, por donde sopla un vendaval, a la Sala del Caos. Desde aquí podemos ver, lejana, la luz del día tamizada de verde. Un sendero con hitos nos facilitará
ponernos al pié de la cuerda de salida, que habremos instalado previamente.

Esta entrada fue publicada en Prevención. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *