Torcas Humizas-Cullalvera

 

INFO ESPELEO

En esta sección iremos colgando vuestra información relativa al estado de la travesia y para ello es necesaria vuestra colaboración:

Los redactores de la web no se hacen responsables de la fiabilidad, validez y actualidad de la informacón enviada por terceros.

TORCAS HUMIZAS-CULLALVERA
Coordenadas boca Torcas Humizas

(dato de AER)

463,980 / 4.790,080 / 250 m
Datum Desconocido
Coordenadas boca Cullalvera

(dato de Isidoro Ortiz)

462,920 / 4.789,530 /90 m
Datum desconocido

Topografía

(Tomada de AER)

Perfil o ficha de instalación

(tomado de AER)

HORARIOS Y DESNIVELES
Del coche a la boca de entrada 20 minutos 100 metros
De la boca de salida al coche 5 minutos 10 metros
Travesía: 3 horas aproximadamente 160 metros de desnivel y 1500 m. recorrido
COMENTARIOS
Fecha
Autor
Comentario

Recomendaciones para realizar la travesía
1. Como en todas las cavidades de Cantabria, y en este caso especialmente por estar cerrado el acceso, hay que solicitar el permiso correspondiente
2. Además de las cuerdas necesarias, llevar un cordino de la longitud del mayor rappel (50 metros) que en cualquier circunstancia nos permitirá salir.
3. Llevar por lo menos un descensor en ocho de repuesto para todo el equipo.
4. Para acceder a la instalación del primer rappel, es útil colocar una anillo de cinta o trozo de cuerda para descolgarse más cómodamente. Ver una imagen de la entrada en el apartado de las fotografías.
5. Como en todas las travesías es imprescindible llevar brújula y la topografía de toda la cavidad, y no solo la que corresponda al itinerario previsto. En caso de extravío, ni siquiera sabríamos volver al camino anterior.
6. A pesar de la aparente solidez de los anclajes fijos, siempre hay que revisarlos antes de colgarse.
7. Mucha precaución con la meteorología, incluida la de los días anteriores. En invierno o época de lluvias, varios tramos de Cullalvera se inundan, en alguno de ellos con agua hasta la cintura. Cerca de la Gran Barrera hay un cable de acero que cruza la galería evitando un tramo profundo. Con grandes tormentas la cueva funciona como trop-plein y sale un río por la boca que en casos excepcionales puede llegar a los 4 m³ por segundo. En cualquier caso, con fuertes lluvias, la unión entre Torcas Humizas y Cullalvera puede sifonarse.
8. Para terminar, no hay que olvidarse de llevarnos al cubo de basuras más cercano, toda la basura que hemos sido capaces de entrar y producir en nuestra visita.


Equipamiento


En el mes de febrero de 1998, se reequiparon los pozos de la Sima de Torcas Humizas para poder efectuar la travesía en cuerda doble.
Se utilizaron expansivos de acero inoxidable y fueron necesarias dos entradas a la Sima.
Ficha de instalación
POZOS CUERDA ANCLAJES OBSERVACIONES
P 65 2 x 50 m 2 anillas + 2 2 rápeles con una reunión a mitad del pozo Pozo de entrada, destrepe delicado hasta la cabecera.
R 3 1 x 50 m en doble 2 anillas galería del Colector
P 48 2 x 50 m 3 anillas acceso a la galería de las Chimeneas

Descripción de la travesía


Los pozos
La boca de Torcas Humizas está obstruida por un bloque al que hay que asegurarse con un lazo de cuerda para descolgarse hasta la cabecera del pozo, de 65 m. Este pozo, en forma adiaclasada, tiene una reunión intermedia a la mitad de recorrido.
En la base del pozo, una rampa de fuerte inclinación, nos conduce a una galería que va estrechándose hasta dejar un paso de solo 30 cm, tras el cual la galería nos permite andar holgadamente.
Un corto descenso con cuerda, de unos 3 metros, nos deja en una galería con el suelo de barro. Antes de llegar a su extremo, a la izquierda, encontramos una estrecha grieta descendente de 2 metros que nos deja en un corto meandro que se desfonda en un pozo de 48 metros.
En la base de este pozo encontramos la Galería de las Chimeneas, de gran tamaño y ascendente en dirección Norte durante unos 150 metros. Desde la base de la cuerda y a unos 5 metros al oeste, una estrecha galería, nos conduce a un paso bajo encharcado, que es el punto de unión con la Cueva Cullalvera. Este paso ha sido ensanchado recientemente con explosivos.


La Cueva de la Cullalvera


Después de pasar la estrechez de La Unión, un laminador ascendente ( la galería Norte ) termina desembocando en la Sala de los Lapiceros, uno de los puntos más ricos en formaciones de la cavidad, o al menos lo era, ya que la obra destructora del hombre ha sido terrible. De todas formas, las columnas de diversos colores, las banderas, coladas, estalactitas y estalagmitas, confieren al lugar un encanto especial.
Desde este punto podemos optar por dirigirnos al interior de la cueva, o encaminarnos hacia la salida.
Si optamos por el interior, debemos buscar en dirección Este, un paso entre los bloques, que una vez superado, nos sitúa en la galería GES, de grandes dimensiones y con abundantes charcos. Poco después, un brusco giro a la derecha nos lleva a una galería alta pero algo más estrecha, que se inunda en numerosos puntos con pequeños lagos y profundos gours, que se rebasan con saltos, pasos laterales y cornisas, siendo esta una zona de la cueva que no hay que perderse. Tras este tramo viene otro más fósil con abundantes acumulaciones de derrubios, largas coladas, rampas de arena y de gran tamaño en general. Si se desea continuar es necesario bajar una rampa de grava que nos conduce a un tubo a presión de 6 m. de ancho por 1 m. de alto que poco después se divide en dos, junto a un pequeño gour. A la izquierda, se continúa hacia el sifón con tramos de galería de mediano tamaño, y tramos de tubo a presión en los que es necesario arrastrarse o ir agachado. A la derecha seguimos una galería que adquiere cada vez mayor anchura hasta alcanzar los 40 m. en algún punto, para acabar finalmente en una gatera de arena fina, la galería de la Virgen.
Si optamos por dirigirnos hacia el exterior desde el punto de llegada a Cullalvera, debemos continuar de frente en dirección Oeste, y tras alguna pequeña trepada llegamos a una galería de gran tamaño y a La Derivación, donde encontramos un enorme bloque ( Piedra del Despiste ). Tenemos que rodearla dejando a la izquierda la galería Sur para descender al Cañón que tiene unos 6 m. de ancho por 30 m. de alto, su suelo se encuentra cubierto de agua de poca profundidad. El cañón hace un profundo giro, al mismo tiempo que se ve ocupado por grandes bloques, que ocultan levemente arriba a la derecha la Sala de los Caballos, en la que se encuentran las pinturas más importantes de la cavidad, que de nuevo se encuentran muy deteriorados por la mano del bestia de turno. Estas pinturas, como ya dijimos, son de las más profundas de Europa.
Continuando por Galería de las Pozas, llegamos a la mayor sala de la cueva ( la Sala Dantesca ) , que tiene un tamaño tal que no permite divisarla en su totalidad en ningún punto. Por la izquierda grandes rampas de bloques se pierden en lo alto, mientras que a la derecha, son las coladas y los gours la norma. Podemos ir por cualquiera de los dos lados, teniendo el alto la ventaja de una mayor visión, y la posibilidad de acceder a alguna sala lateral de bella factura. El camino de abajo ofrece el encanto de los gours de agua transparente, que se rebasan con divertidos saltos y trepadas. La Sala Dantesca termina por estrecharse hasta tener 3 m. de ancho en un corto tramo final, en el que accede a otra galería perpendicular ( El Cuerno ), que de nuevo va haciéndose mayor progresivamente. El suelo es arenoso y regular. Junto a este cruce de galerías y en el lado derecho, tenemos una salita anexa que contiene un conjunto de pinturas Claviformes muy interesantes.
Continuando hacia la salida, nos acercamos a la zona de Los Lagos, que normalmente se encuentra seca y con abundante barro, la galería tiene en algunos puntos 30 m. de ancho por otros tantos de alto, un tramo ascendente marca el final de este sector, elevándonos sobre unos grandes bloques, que forman una presa natural en épocas de crecida ( La Gran Barrera ). En la pared derecha podemos disfrutar de incrustaciones minerales, que producen brillos en los techos, así como de algunos gours.
Descendiendo estos bloques llegamos a un sector completamente llano y también de gran tamaño, en el que se celebraban misas en épocas pasadas, aprovechando un solitario bloque como altar. Poco después y tras un recodo un poco más estrecho, la luz del exterior llega a nuestros ojos, que contemplan el bello panorama de la gran boca de Cullalvera, con sus casi 100 m. de bóveda iluminada por la luz que deja pasar sus 14 x 28 metros de tamaño. Al fondo, los arboles del bosquecillo de fresnos, encinas, robles y avellanos, le confieren un encanto especial a esta boca.
Una vez en el exterior, continuamos por el pequeño valle que ha formado el agua de la cueva, que todavía vuelve a adueñarse de él en épocas de crecida. Cuando nos cruzamos con un camino, lo seguimos hacia la izquierda y nos conduce en pocos minutos hacia el pueblo

Esta entrada fue publicada en Prevención. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *